Casco Histórico de la Ciudad de Alta Gracia.

casco historico   

En Alta Gracia, la historia define nuestro presente y nuestro futuro. Una ciudad donde los Jesuitas dejaron parte de su legado y sus enseñanzas, donde el majestuoso Sierras Hotel recibió a visitantes ilustres de todo el mundo, donde el genial Manuel de Falla eligió pasar la última parte de su vida, donde el mítico Che Guevara vivió una infancia feliz. Hoy, cada lugar en el que la historia dejó su marca está preservado para la humanidad.

En Alta Gracia la naturaleza está completamente integrada a la vida de la ciudad. Muy, muy cerca, caminos sinuosos y mansos arroyos conducen a rincones inolvidables para relajarse y contemplar el verde. Largas caminatas, cabalgatas, paseos por 4×4 nos alejan del ritmo frenético de las grandes urbes. Además, dos de las canchas de golf más reconocidas del país atraen a los amantes de ese deporte todo el año. Aquí la naturaleza no sólo se ve, también se vive en la más absoluta paz.